El que después de largo tiempo quiera comenzar otra vez a trotar, debe tomar encuenta algunas reglas básicas:

1. Déjese examinar por un médico deportivo, en especial dejarse medir el así llamado impulso de cansancio. Para una persona de 40 años, por ejemplo, la medida debería de ser entre 135 y 145 palpitaciones por minutos.

2. Cómprese buenos zapatos de trotar en una tiénda especializada. No todo tipo de zapato es igual para cada deporte y tampoco para cada persona.

3. Antes y después de trotar se deben de hacer ejercicios de extiramiento y calentamiento. Sobre todo en los hombros y rodillas (así como los gatos lo hacen :).

4. No corra rápidamente sino mas bién lentamente. La mayoría de los trotadores lo hacen muy rápido trayendo como consecuencia dolores de dedos de los pies y de las extremidades.

5. No trote mucho. El sentimiento correcto es el de no exagerar. Al final se debe sentir que se puede más.