El tiempo de carga de una página Web es un concepto fundamental en la calidad de usabilidad de la misma. Si hacemos caso de las recomendaciones del gigante de Internet: Google, una página no debería de tardar en cargarse más de 8 segundos, pues si lo hace corre el riesgo de que el usuario la abandone.

Para conseguir un tiempo de carga óptimo para una página, en el proceso de desarrollo de Webs es necesario tener en cuenta una serie de factores que procedemos a explicaros a continuación:

  1. Optimización de las Imágenes. Las imágenes que configuran una página Web deben optimizarse para que al cargarse lo hagan más rápido. Aconsejamos utilizar las opciones” Guardar para la Web” o utilizar un optimizar de imágenes en línea.
  2. Escoger el formato de imagen adecuado. JPG, GIF o PNG según nuestros objetivos. Cada uno de los formatos tiene una serie de características, hay que usarlas a nuestro favor.
  3. Optimización de los CSS. Agrega y limpia los CSS. Clean CSS es una buena herramienta para ello.
  4. Barra de enlaces (/). Al utilizar la barra al final de cada dirección reducimos el tiempo de carga al decirle al servidor que se trata de una página del directorio.
  5. Utilizar las etiquetas “High” (alto) y “Width” (ancho) en nuestras imágenes, de esta manera el navegador sabrá su tamaño antes de cargarlo.
  6. Reducir las peticiones HTTP

Los refranes nunca engañan, y como dice uno muy popular “el tiempo es oro” y también lo es en el mundo online.

Por ello, os invitamos si sois trabajadores del sector a que sigáis estos consejos y si por el contrario sois propietarios de una Web y queréis mejorar la usabilidad y velocidad de la misma, a que hagáis clic en la página oficial de Futurvox, empresa especializada en diseño y desarrollo de páginas Web de calidad.


Autor:  María Docampo.