Merece la pena aprovechar alguno de los muchos vuelos low cost que hay a Menorca para visitar uno de sus principales atractivos, la localidad de Ciudadela y su ambiente señorial. Además esa gran oferta de vuelos a Menorca está disponible todo el año.

A lo largo de la historia, la capital de Menorca siempre había sido Ciudadela hasta que los ingleses ocuparon la isla en el siglo XVIII y trasladaron el centro neurálgico a Mahón en su extremo opuesto.

La mejor forma de recorrer Ciudadela es a pie, así puede uno perderse entre las estrechas y laberínticas calles medievales de su casco antiguo. La antigua ciudad fortificada está llena de palacios nobiliarios, plazas soleadas, iglesias, conventos e imponentes monumentos arquitectónicos como la Catedral gótica, del siglo XIV, construida sobre una antigua mezquita. Desde la Plaza del Borne vamos encontrando sorpresas como la Iglesia del Roser o el Palacio Saura con su torre, para continuar por la Plaza Ses Voltes donde curiosear por los talleres de los artesanos locales. Entre los productos más típicos de aquí están el calzado, la bisutería y la marroquinería, aunque no podemos olvidarnos de la sobrasada y el queso.

Son famosas sus fiestas de San Juan, el 24 de junio, donde la multitud trata de mantener de pie a los caballos, con jinete incluido, según una antigua tradición que proviene de la época morisca.

El puerto natural de Ciudadela es un punto emblemático de la ciudad junto al Castillo de San Nicolás, además es el lugar ideal donde probar la cocina típica marinera como el caldero, la langosta, las sopas de pescado o los fideones con sobrasada. Existe un fenómeno natural que caracteriza a este puerto, “la rissaga”, que ocurre en la temporada estival bajo ciertas condiciones atmosféricas y consiste en que el mar oscila abajo y después arriba hasta tal punto que incluso puede llegar a desbordarse. Es un espectáculo ver como los barcos suben de nivel en tan sólo unos instantes, aunque actualmente se está construyendo un dique que mitigará este efecto.

En los alrededores de Ciutadella se pueden encontrar algunas de las playas y calas entre pinares más bonitas de la isla como el Arenal de Son Saura, La Vall, Cala Morell, Cala Blanca, Cala Turqueta, Macarella, Macarelleta y Cala Bosch. Y como ocurre por toda la isla, también hay conjuntos interesantes de restos arqueológicos muy cerca de la localidad como la Naveta des Tudons.

Autor:  Ana Gómez