Podría decirse que la clave para el amor propio está en aceptarse a uno mismo tal y como uno es: Sus fortalezas y debilidades, sus virtudes y sus sombras; su aspecto físico y su mentalidad. Trabajar y aumentar el amor propio es posible añadiendo pequeñas acciones en la vida diaria.

Man thinking positive, man under sunset, sunset.
Cuidar la salud mental es uno de los pilares para aumentar y mantener el amor propio.

También puede interesar: ¿Cómo recuperar el amor propio después de una ruptura?

¿Cómo aumentar la autoestima y el amor propio? 9 consejos para lograrlo en el día a día

Los psicólogos usan también el término autoestima para referirse al amor propio, ya que en psicología científicamente se ha validado como tal. Así que cuando se habla de una falta de amor propio, también puede entenderse como de una baja autoestima.

Estos serían 9 consejos  para aumentar el amor propio en la vida diaria:

1. Perdonarse a sí mismo para comenzar a caminar en el sendero del amor propio

Quizás ya hemos puesto en práctica el perdonar a los demás, lo cual es maravilloso. Pero también uno debe darse la oportunidad de perdonarse a sí mismo.

El autoperdón es un proceso que está vinculado con el hecho de no juzgar, obviar o querer olvidar algo que se ha dicho o que se ha hecho, o que se piensa hacer.

En realidad, se trata de aceptar todo eso, porque no se puede hacer como si nunca pasó, no se puede dejar atrás porque siempre va a estar ahí ―en nuestra mente ―.

Autoperdonarse se trata de entender que lo que se hizo o se dijo en algún momento quizás no era lo más adecuado o quizás sí estuvo mal, pero no por ello uno se debemos castigar ni arrastrar esa cruz. 

Debemos aceptarlo, aprender de ello, pensar que ha dejado una enseñanza, y así continuar avanzando hacia la mejora en uno mismo.

2. Ser empático con uno mismo

Como se puede intuir, esto viene en la misma línea que el consejo anterior. Muchas veces uno ha intentado ser lo más empático posible con otra persona cuando ésta nos cuenta algo que le sucedió o que estaba atravesando en ese momento.

Hemos intentado escucharlo sin juzgarlo, ¿cierto? Hemos intentado darle alguna palabra de aliento. Hemos intentado no minimizar su problema, sino ponernos en sus zapatos e intentar comprender por qué se sentía como se sentía ¿No?

Hemos intentado hacerle ver su situación desde otra perspectiva, no solo para darle ánimos, sino para demostrarle que no todo está absolutamente perdido, ¿Cierto?

Pues bien, ser empático consigo mismo implica todo eso: Escuchar, atender los propios sentimientos y emociones sin juzgarlos, y tampoco juzgarse a uno mismo por sentirlos.

Para este consejo se recomendaría leer ¿Cómo desarrollar la inteligencia emocional? 5 principios para hacerlo.

Hay que sentarse con uno mismo y escucharse sin juzgarse. Estudiar lo que se siente, estudiar la situación. En menos tiempo de lo que pudiera parecer, uno se sentirá aliviado, casi o igual como si se le estuviera contando todo a otra persona.

3. Cuidar la salud mental

Cuidar la salud mental es otro de los pilares para aumentar y mantener el amor propio. Si mentalmente las personas se sienten bien, ese bienestar se contagiará al exterior.

Algunas acciones que se pueden hacer para cuidar el bienestar mental son:

  • Disfrutar de la naturaleza.
  • Pasar tiempo con amigos y familiares. Si es a diario, mucho mejor.
  • No enfocarse en el trabajo sólamente. Aunque quizás se tenga un trabajo que apasiona, eso no debería ser razón para dedicarse a él 24/7. Aunque a alguien le guste mucho su trabajo, le quita energía. Lo ideal es buscar un equilibrio entre el trabajo y las actividades de ocio.
  • Disminuir el estrés en la jornada laboral (por ejemplo, gestionando mejor el tiempo).
  • Descansar lo suficiente. Debemos poner el descanso como una prioridad, no como un lujo. Para ello se pueden seguir estos 10 buenos hábitos del sueño.
  • Evitar las noticias de prensa negativamente fuertes.
  • No rodearse de personas tóxicas.

Tambien recomendamos leer 7 tips para reducir el estrés laboral.

4. Cuidar la salud física

En este sentido, también es bueno cuidar de la salud física. Está totalmente bien aceptarse como uno es, pero también hay que ser conscientes que a veces lo que para uno está bien, para nuestro cuerpo puede ser dañino.

En otras palabras, querer tener una vida más saludable ayudará a construir el amor propio que se está buscando. No solo se trata de dormir bien, sino también de hacer ejercicios, ya que esta actividad hace que se liberen las hormonas de la felicidad, como la serotonina.

Por esa razón las personas se sienten tan bien luego de hacer una caminata o de hacer una hora de ejercicio.

5. Elogiarse a sí mismo diariamente para subir la autoestima

Hacerse un cumplido, un elogio y celebrar las victorias ―aunque parezcan pequeñas― es una excelente forma de aumentar el amor propio.

Si se alcanzan los objetivos del día, uno mismo merece darse un aplauso por ello. Si se prepara una comida que ha gustado mucho, hay que sentirse libre de elogiar nuestra buena mano. Si se aprueba un examen, debe ser motivo de celebración.

Todo esto es aprobación y reconocimiento, y no tiene nada de malo que alguien sea capaz de reconocer cuando ha hecho algo bien, algo con buena intensión, algo que le ha complacido.

6. Dejar de compararse con los demás ayudará a fortalecer el amor propio

Para trabajar en el amor propio, también hay que entender que cada persona va a su ritmo, cada persona lucha por objetivos distintos en momentos diferentes, y cada persona los cumple o se demora, igualmente, de forma variable.

Nosotros también vamos a nuestro ritmo, y partiendo de todo eso, no hay necesidad de compararse con los demás. Hay que enfocarse en trabajar en nosotros y en nuestros planes. Solo eso importa.

Cuando una persona se compara con otras, por lo general solo emite juicios y opiniones basándose en lo superficial, en lo que puede ver ¡Cuando realmente no sabe cómo es la vida de las otras personas!

¿El resultado? Se siente inferior por un pensamiento que tuvo, infundado en algo que en realidad ni siquiera conoce.

7. Ser consciente de quiénes integran nuestros círculos sociales para no afectar al amor propio

En palabras más llanas, el individuo debe ser selectivo con las personas que va conociendo, porque no todas están en sintonía con él.  Y sí, algunas son tóxicas y solo le quitarán energías, buscarán hacerle sentir mal, harán críticas destructivas, minimizarán sus problemas y sus triunfos, etc.

Sin lugar a dudas, estas personas negativas son un obstáculo para que una persona pueda trabajar su amor propio. Así que en lo posible, no hay que sentirse mal por apartarlas de nuestras vidas.

A veces es difícil cuando son familiares o compañeros de trabajo, porque no se puede hacerlos a un lado. Aunque lo que sí se puede hacer es intentar evitar compartir mucho tiempo con ellos, o limitar la información que se les da sobre uno mismo. Es decir, es posible mantenerlos a raya

En cambio, hay que rodearse de personas con las que se sientan buenas vibras, con las que uno se sienta bien, personas con las que se pueda aprender algo y nutrir el alma.

8. Aceptar que no se puede controlar todo y eso está bien para alcanzar el amor propio

Cuando una persona acepte que no puede controlarlo todo, estará avanzando en el fortalecimiento de su autoestima. Es decir, nadie puede controlar:

  • Las acciones de los demás.
  • Las decisiones que las personas toman.
  • Las emociones que las personas manifiestan en un momento u otro.
  • El tiempo de los demás.
  • En ocasiones, ni siquiera se puede tener control total del tiempo propio.
  • Algunas situaciones a su alrededor.
  • Las opiniones y juicios de otras personas: Amigos, familiares, conocidos, gente de internet…

Por todo lo anterior, nadie es responsable de las otras personas, ni debe sentirse así.

En cambio, cada persona es responsable de hacerse cargo de sus propias emociones, actos y decisiones. Las personas del entorno no tienen por qué socavar las emociones, paz mental y el estado de ánimo de uno mismo. Cuanto más lo crea una persona, más cerca estará de darle prioridad a su propio bienestar.

9. Hacer las actividades positivas que se desean hacer

Esto es fundamental como los 8 consejos anteriores: Hay que darse el gusto de hacer lo que se quiera hacer!

  • Salir a cine.
  • Leer un libro antes de ir al trabajo.
  • Ver una película en casa cada noche.
  • Ver la serie favorita 3 veces por semana.
  • Salir con amigos o familiares cada viernes
  • Dar un paseo al final del día.
  • Comer en un restaurante.
  • Tomarse un día libre.

Estos son solo ejemplos, pero se trata de que cada individuo haga lo que quiera hacer, si lo puede hacer y cuando le sea posible hacerlo.

Como persona, uno tiene que darse la oportunidad de estar con uno mismo, de entretenerse y disfrutar, no solo en compañía de sus seres queridos, sino también en soledad; disfrutar de su propia presencia.

Cuando se disfruta de estar con uno mismo, y no únicamente en compañía, es una muestra inequívoca de que se ha mejorado mucho en el amor propio.

¿Qué es el amor propio?

El amor propio es la capacidad que se tiene para apreciar los propios esfuerzos, valorar lo que se hace, apreciar quién eres, reconocer las habilidades propias. Es el aprecio que se tiene hacia uno mismo.

Es importante saber que el amor propio no se trata ni está vinculado con ser egoísta, orgulloso, arrogante ni vanidoso, tampoco se basa en menospreciar a los demás. Son cosas totalmente diferentes.

¿Por qué no tengo amor propio?

Los psicólogos manifiestan que la falta de amor propio puede atribuirse a que la persona tiene grandes sentimientos de soledad, inseguridad, miedo, temor al rechazo, enojo, vergüenza y culpa.

Además, es posible que sea una persona que prefiere poner de primero las emociones, los gustos, las opiniones y las actividades de otras personas por encima de las suyas.

¿Qué pasa si no tienes amor propio?

Si no se tiene amor propio, la autoestima se ve gravemente afectada. Se vuelve una persona que no sabe o no se siente en la capacidad de poner límites. Habitualmente se recrimina a sí mismo; se culpa de todo. Nunca se siente suficiente consigo mismo.

Recibe, permite y tolera el maltrato en todas sus formas: Emocional, psicológico e inclusive físico en los casos más preocupantes.

¿Cuál es la clave para el amor propio?

Podría decirse que la clave para el amor propio está en aceptarse a uno mismo tal y como uno es: Las fortalezas y debilidades, las virtudes y sombras; el aspecto físico y la mentalidad. Ese es el primer paso que uno da cuando decide recorrer el camino hacia un amor propio más fuerte.

Sin embargo, siempre es bueno aclarar que con esto no se quiere decir que una persona debe encerrarse en la frase “yo soy así, no voy a cambiar”, porque es falso: Toda persona puede cambiar siempre y cuando tenga el deseo de hacerlo.

De hecho, cultivar el amor propio en uno mismo empuja a la persona a ser mejor, en crecer y superarse a nivel personal, en superar sus propios obstáculos internos.  

¿Cuáles problemas surgen por la falta de amor propio?

Los problemas que pueden surgir por falta de amor propio o baja autoestima son:

  • La búsqueda constante por agradarle a todos. Incluso se intenta cambiar la personalidad, gustos y forma de ser… Todo con el fin de poder ser aceptado por alguien o por un grupo.
  • Tener relaciones amorosas de dependencia. Es decir, las emociones cambian mucho con las acciones y palabras de la pareja.
  • Problemas para tomar decisiones. Creer que no se es capaz de tomar una decisión, se autoexige mucho y eso le hace tener miedo de fracasar.
  • Inestabilidad emocional. A menudo es ocasionado por la constante presencia de sentimientos contradictorios, además de siempre intentar controlarlos y reprimirlos.
  • Poco cuidado personal: Descuidar la apariencia, la alimentación, las horas de sueño, etc.
  • Dar mucha importancia a las opiniones de los demás.

Estos de aquí no solo son problemas que se desencadenan por la carencia de amor propio; también son señales que demuestran que se tiene esa falta.

Puede interesar: ¿Cómo tomar decisiones acertadas?

Palabras finales

La falta de amor propio o autoestima es un problema que afecta a muchas personas en el mundo. Es una realidad y es importante atenderla cuando se cree que se está pasando por ella.

Como se ha visto, no hay que preocuparse porque, si alguien lo quiere y se lo propone, puede cambiar y aumentar el amor propio tanto como guste. Con simples acciones en el día a día se puede ir dando pasos para reconciliarse con uno mismo, aceptarse tal como uno es y emprender el camino del desarrollo personal.