Este artículo está también disponible en: English (Inglés)

Hay viejas creencias que nos llevan a pensar que tener una escultural figura y trabajar ocho horas delante de una computadora es incompatible, sobre todo teniendo en cuenta que la vida sedentaria nos aleja de los hábitos saludables. Sin embargo,  es todo lo contrario, siempre y cuando sepamos seguir unas reglas para mantener la dieta desde nuestro lugar de trabajo.

Y es que es desde la oficina donde tenemos que poner en práctica aquellos hábitos alimenticios y sobre todo la actividad física que nos ayudarán a estar en forma durante todo el año. La comida casera, el ejercicio. juegan un papel clave en nuestra dieta diaria, por ello, no debemos olvidar que para cuidarnos tenemos que poner mucho de nuestra parte.

Sigue algunos de estos consejos que te ayudarán a mantener la línea en el trabajo:

  • Elige alimentos sanos. Es importante conocer aquellos alimentos que tienen más o menos calorías. Sin embargo, los expertos recomiendan comer de todo sin excesos, es decir, la variedad de alimentos es importante a la hora de realizar nuestras comidas a lo largo del día. Borra de la lista de productos la bollería o alimentos grasos y opta por alimentos sanos.
  • Opta por la comida casera. Nada de acudir al restaurante a la hora de comer o al buffet de la empresa. Es muy habitual que en los menús del día haya demasiados platos grasos, por ello, es aconsejable optar por llevarnos la comida de casa.
  • Cambia hábitos.  Destierra ir al trabajo en auto o en transporte público. Con la ayuda de la tecnología podemos consultar en páginas de avisos económicos donde podremos encontrar otras alternativas y ahorrar. Pensamos que solo podemos encontrar un auto usado a través de Internet, sin embargo, también podemos hacer uso de la red para comprarnos una bicicleta que puede sustituir perfectamente al auto y  así podremos hacer ejercicio de camino a la oficina.
  • Evita el picoteo entre comidas. Picar entre horas no es nada saludable. Si queremos mantener nuestra línea debemos desechar el comer de formas descontrolada. Lo recomendable sería realizar cinco comidas al día, así, se fomenta  no llegar con demasiada hambre a la comida o a la cena. Prueba hacer snacks con fruta y yogures desnatados.
  • Muévete en la oficina. El ejercicio es básico para mantener  la figura. Un régimen saludable no sería lo mismo sin la actividad física. Por ello, aprovecha momentos del trabajo para realizar paseos de cinco minutos, así no solo sirve para estirar las piernas sino que también te ayuda a moverte y perder líquidos. No olvides que la mayoría de los expertos aconsejan caminar al menos media hora al día.
  • Acostumbra a tu cuerpo. Aunque dicen que las rutinas no son buenas, lo cierto que en cuestión de alimentación son fundamentales. Mantén un horario habitual para comer y así crear unos hábitos al cuerpo ya que la regularidad en cuanto a las comidas nos permiten acostumbrar al estómago. Recuerda que adelgazar no es cuestión de saltarse comidas sino de distribuirlas de manera inteligente.

Autor: Liliana Costa.