La compra y venta de vehículos está regulada por un ente administrativo el cual obliga a cumplir con una serie de trámites y procesos tanto para el comprador como para el vendedor. Está legalmente establecido que para el comercio de automóviles de segunda mano se debe incluir en la transferencia el cambio de nombre del titular.

Técnicamente el traspaso de automóviles por vías legales se considera un factor fundamental al momento de evitar sanciones bien sea por abandono o robo del coche. Es importante contar con una serie de documentos y requisitos indispensables para llevar a cabo el proceso legal de transferencia de vehículos.

Para llevar a cabo las solicitudes y gestiones de para el traspaso legal de coches o motos, será totalmente indispensable contar con la siguiente documentación:

  • Permiso de circulación original
  • Copia del DNI del vendedor y del comprador
  •  Copia del DNI del administrador a cargo y CIF de la empresa (en caso de sociedad mercantil)
  • Mandato de autorización firmado por el comprador y el vendedor
  •  Factura o contrato de compra – venta original firmado
  • Copia de la ficha técnica del vehículo
  • Impuesto de circulación del año anterior al vigente (no es obligatorio en caso de estar pagado en plazo)

Gran variedad de asesores en gestión de transferencias de vehículos ofrecen un trabajo dedicado con seguridad y responsabilidad para realizar el traspaso con todos los lineamientos y parámetros legales, brindando garantía lícita al momento de cambiar el titular del coche o moto.

Es de suma importancia disponer de una Autorización Provisional de Circulación emitida por una respectiva institución legal en este caso la Jefatura de Tráfico hasta obtener los nuevos papeles del coche o moto, que en la mayoría de los casos el gestor del traspaso debe otorgar.

Se recomienda notificar con anticipación el traspaso del vehículo a la Jefatura de Tráfico correspondiente, para que de esta manera puedan realizar las investigaciones necesarias y así cerciorarse de que el vehículo no posee ningún cargo o multas por infracciones previas como lo son las cargas administrativas, por ejemplo, los embargos e impuestos pendientes.