La actual crisis política, institucional y financiera en Venezuela ya es conocida en todo el mundo. Lo que está pasando con el pueblo Venezolano actualmente por la obstinación de un régimen y de una minoría que se ha tomado el derecho de aferrarse al gobierno sea como sea, ya es un problema de alcance mundial. Esta crisis aumenta cada día más, hasta el punto en que venezolanos lamentablemente han tenido que dejar su vida, o ser maltratados, o encarcelados y torturados solamente por alzar sus voces, en general de forma pacífica, en contra de este régimen.

La situación de este país Suramericano ya no es solamente inaguantable para los habitantes del mismo, sino que también se ha hecho un problema para los países vecinos y de todo el mundo. Y es que, la cantidad de personas que han emigrado y siguen emigrando de Venezuela en los últimos años es realmente escandalosa. En un artículo publicado en agosto del 2018 por la BBC en español (artículo original aquí), se habla de que el éxodo de los venezolanos ya era entonces “el mayor de Latinoamérica en los últimos 50 años”. Este mismo medio publicó otro artículo en enero del 2019, en el cuál habla de la posibilidad, de que la crisis venezolana pueda incluso acabar en un choque entre potencias como China, Rusia y EE.UU. (artículo original aquí).

Los venezolanos que han tenido que emigrar de su país natal por la crisis, se han convertido involuntariamente en su mayoría en una carga para los países vecinos como Colombia, Panamá y Perú, etc., ya que muchos de ellos no cuentan con los recursos necesarios como para sobrevivir en orto país, pues han tenido que dejar sus trabajos y ocupaciones en Venezuela. Además, la moneda venezolana se ha devaluado tanto, que incluso teniendo mucho dinero venezolano, no seria suficiente para vivir por varios meses en otro país.

Todo esto ha hecho que la comunidad internacional se tome en serio la situación en Venezuela, y comience a despertar, y sobre todo a actuar. Por todos lados del mundo la crisis venezolana está acaparando las noticias.

Entonces: ¿Es la crisis en Venezuela solamente un problema de los venezolanos o también de todo el continente americano y del mundo? Creo que la respuesta es muy sencilla…