Las innovaciones nunca lo tienen fácil. Tampoco en el comercio minorista. Se conoce la anécdota sobre los primeros catálogos de venta por correspondencia: Cuando a finales del siglo XIX en los Estados Unidos los señores Richard Sears y Alvah Roebuck  →